Sígueme por Email

viernes, 18 de febrero de 2011

La comunicación 2.0 en las Administraciones

Esta semana he participado en un curso organizado por el INAP titulado "Diseñar un plan de comunicación". Debo decir que me ha sorprendido la gran afluencia al curso y la preocupación que existe en la Administración, por parte de perfiles diferentes a los periodísticos, por realizar una buena comunicación. Sorprende aún más, si decimos que estamos hablando de la Administración Pública, pero lo cierto es que ya existe una conciencia clara de la importancia y necesidad de informar y ahora también de comunicar. Y es que, no olvidemos que informar y comunicar no son lo mismo, ya que el primero es unidereccional, mientras que el segundo da cabida al feedback.
En este contexto, además, aparecen las redes sociales. La Administración es consciente de que "hay que estar", aunque lo cierto es que no se sabe cómo, ni cúando, ni dónde. Y, sobre todo, aparece el miedo a lo que puedan decir los demás, a las críticas. Aquí me gustaría incluir una reflexión personal y es que el hecho de no participar en una red social, no impide que se hable mal de nosotros en ellas. La creación de perfiles en redes sociales es libre, por lo que cualquier persona puede abrirla por nosotros (véase si no, el caso de Coca-cola) y, en cualquier caso, se puede hablar de otros en nuestro perfil personal. De esta manera, parece obvio que la mejor estrategia es gestionar nuestra propia participación en redes sociales, para garantizarnos, no el control de lo que se dice, pero sí el conocimiento de lo que se está hablando de nosotros.
Esto nos dará una imagen real de nuestra reputación online y nos dará capacidad para reaccionar.