Sígueme por Email

domingo, 19 de septiembre de 2010

La reputación online en las administraciones, una asignatura pendiente

La monitorización de la reputación es una de las actividades clave en los gabinetes de comunicación de las administraciones. A este respecto, la mayoría hacen seguimiento de su aparición en los medios, a través de dossieres de prensa, que permiten hacer un balance, no sólo de la notoriedad de la institución, sino de su imagen.
Sin embargo, en esta monitorización, la mayoría de las instituciones, han dejado a un lado el seguimiento de su aparición en internet, dejándola, en el mejor de los casos, relegada a su aparición en medios impresos que tienen presencia en internet. Sin embargo, esto no permite hacer una valoración real de la presencia digital de la institución y mucho menos de su reputación digital.
La reputación digital de una empresa, es tan o más importante que la de los medios impresos, por varios motivos:
  • el acceso a internet es más fácil y rápido que el acceso a una hemeroteca
  • lo que se publica en internet, permanece en internet
  • internet no sólo genera contenidos, sino comentarios de gran valor
  • además, la celeridad en la publicación, hace que una información llegue rápidamente a muchos usuarios, con un alcance planetario
  • y que se propague de manera casi "vírica"
Por este motivo, no debemos obviar lo que se publica de nosotros en Internet. Mucho menos, una administración pública, que tiene como objetivo principal la satisfacción del interés público. Y es que, a través de Internet, puede tener un reflejo real y fiderigno de cómo está realizando su labor y cuáles son las lagunas que presenta su gestión.
Sin embargo, es difícil implantar esta gestión de la reputación on line en las administraciones, donde los perfiles profesionales son tan rígidos y donde, además, en la mayoría de los casos, existen perfiles de periodista de medios tradicionales, poco sensibles a la cultura digital.
Además, las competencias digitales, necesarias en la actualidad, exigen al periodista, tener de un vasto conocimiento en materias diversas: diseño web, edición, accesibilidad, usabilidad y web 2.0. Y es que el periodista actual, no puede quedarse sólo en los medios tradicionales, sino que debe ser un ávido publicista y desde luego, lo que denominaremos "periodista-orquesta" por el gran número de temas de los que debe conocer.
Lamentablemente, es complicado que esta concepción de periodista se desarrolle a corto plazo en la Administración, debido, no sólo a la rigidez en el diseño de los perfiles profesionales, sino en el hecho de que, hoy, y después de más de 25 años de desarrollo de la web, todavía las administraciones están empezando a asumir la importancia del desarrollo y gestión de las mismas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario